Las termitas y su tratamiento

m

Las termitas son insectos que constituyen sociedades. Las sociedades de termitas están constituidas por millones de individuos que mantienen una elevada organización, colaboración y cohesión con una alta especificidad en la labor que realizan.

En una colonia de termitas subterráneas encontramos varios tipos de individuos con distinta morfología y labor, a cada uno de estos grupos se les denomina castas.

La pareja real se encuentra formada por un Rey y una Reina (reproductores primarios), son los encargados de la fundación de la colonia y de la puesta de huevos. De estos huevos van a surgir la larvas de la colonia incipiente; estas larvas se va a ir diferenciando en los distintos individuos pertenecientes a cada una de las castas según la necesidad del termitero.

La casta que cuenta con mayor número de integrantes es la de las obreras, estas se encargan del cuidado de las larvas, de la construcción y limpieza del termitero, de la búsqueda de fuentes de alimento y de la alimentación del resto de la colonia.

Los soldados son los encargados de la defensa de la colonia, se encuentran en mayor número en las zonas limítrofes de éstas acompañando a las obreras en su búsqueda de alimento. Estos no son capaces de alimentarse por si mismos, ya que presentan unas mandíbulas hipertrofiadas que usan en su labor de defensa, y son alimentados por las obreras.

Las ninfas aparecen cuando una colonia llega a alcanzar un tamaño determinado de unas 1000 termitas, presentan una morfología diferente, su abdomen es más alargado y muestran esbozos alares. Su función es la de convertirse en los alados que forman el enjambrazón en primavera. En algunos casos se pueden transformar en reproductores secundarios.

Los reproductores secundarios o neoténicos aparecen en las zonas más alejadas del termitero, presentan un color más oscuro y un abdomen cónico y abultado y han desarrollado la capacidad de poner huevos. Estos neoténicos se diferencian a partir de ninfas que no se han transformado en alados o bien de obreras que aun no habían llegado a su último estadío de desarrollo.

termitas-tratamiento

termitas-tratamiento

Colonias de Reticulitermes – TERMITAS SUBTERRÁNEAS

Las colonias de termitas del género Reticulitermes forman colonias subterráneas que pueden ocupar incluso superficies de 100 m lineales y 2500 m2 y tener una población de 4 o 5 millones de individuos. Los termiteros de esta especie forman estructuras difusas que se extienden de forma radial en su búsqueda de alimento y cuando lo encuentran suelen concentrarse en estas zonas. La búsqueda de alimento la realizan de manera continuada  y progresiva de manera que aumenta el territorio de forrajeo y el tamaño de la colonia a medida que van encontrando alimento disponible.

En su búsqueda de alimento las termitas discurren por el subsuelo, y construyen canales de acceso o aprovechan cualquier grieta en las estructuras de los edificios para acceder a ellos, una vez en su interior se sirven de cualquier método para llegar a su objetivo (se pueden introducir en las conducciones eléctricas produciendo cortocircuitos; o bien construir chimeneas elaboradas a base de excrementos, tierra, salivas  y trozos de madera cuando se encuentran a la intemperie para preservarse de la luz y la perdida de humedad).

Las termitas se alimentan de celulosa, unaolécula que  se encuentra contenida fundamentalmente en la madera, el cartón, el papel y otros elementos de origen vegetal. Para su digestión se sirven de unos protozoos flagelados y bacterias simbiontes que degradan la celulosa para que pueda ser asimilada por las termitas.

Daños ocasionados por Reticulitermes

Las termitas pertenecientes al género Reticulitermes son enormemente dañinas, los gastos producidos por esta especie se ha calculado que superan en creces los 10.000 millones de euros. Las viviendas son derruidas, catedrales y el patrimonio artístico-histórico en general es gravemente dañado, municipios completos son invadidos,… todo esto sin que nadie lo haya podido detectar a tiempo.

Una vez dentro de los edificios pueden atacar elementos estructurales que sostienen la estructura de la casa como vigas y cargaderos existentes sobre umbrales de puertas y ventanas. Además de marcos y elementos ornamentales como pueden ser: techos artesonados, malpernales de escaleras, suelos y rodapiés de parquet; y materiales celulósicos almacenados sobre el suelo como cajas de cartón en despensas y almacenes. En ocasiones pueden atacar a documentos que se encuentran guardados en zonas oscuras y húmedas y mobiliario cuando se encuentra próximo a las paredes.

Las medidas que se pueden adoptar para protegerse del ataque de las termitas son de dos tipos, las curativas y las preventivas.

Las medidas preventivas se toman para evitar futuras incidencias con las termitas en zonas donde se tiene conocimiento de la presencia de estos insectos. Son básicamente medidas preconstructivas que se adoptan para evitar el ataque de las termitas a la vivienda o correctoras de factores que atraerían a las termitas y favorecerían su proliferación en el caso de que  se encuentren en el lugar.

Las medidas curativas se aplican cuando las termitas ya han hecho acto de presencia dañando los bienes que han encontrado a su paso; para ello se pueden adoptar dos medidas proteger nuestro patrimonio o bien eliminar la causa del problema.

tratamientosdetermitas

tratamientosdetermitas

Tratamiento de termitas curativo

Actualmente en el mercado podemos encontrar dos sistemas de control para plagas de termitas que resultan efectivos, pero ambos muestran  aspectos positivos y negativos.

Barrera química.

Esta técnica usada tradicionalmente en el control de termitas consiste en la inyección de sustancias químicas de carácter nocivo o repelente par las termitas en el subsuelo o elementos a proteger, de manera que aislemos de las termitas los bienes que queremos proteger de su ataque.

Los inconvenientes son que deben inyectarse gran cantidad e líquido insecticida en el subsuelo y conseguir una barrera continua. La inyección del insecticida podría ocasionar la contaminación de acuíferos subterráneos y la composición de los estratos del terreno podrían ocasionar que el insecticida no difundiera de forma homogénea en él.

Además si al realizar la barrera no se rodea la colonia completa, cabe la posibilidad de que partes de ella queden aisladas en zonas no tratadas provocando la escisión de la colonia de termitas en varias colonias procedentes de la que se intenta eliminar y su extensión a zonas colindantes.

Cebos tóxicos

Los tratamientos de termitas con cebos tóxicos consisten en suministrar a las termitas como alimento material celulósico impregnado con el tóxico. Estos insectos van a ingerir el cebo y además van a  trasladarlo al resto de la colonia gracias a su comportamiento social, de manera que no solo van a morir aquellas que hallan estado alimentándose en el lugar donde se ha colocado el cebo sino que se va ha producir la muerte de las restantes termitas ya que van a ser alimentadas con este material.

Los cebos que mejor resultado están dando son los formulados a base de reguladores de crecimiento que contienen como principio activo hexaflumuron o diflubenzuron. Estos principios activos inhiben la síntesis de quitina, molécula que forma parte del exoesqueleto de artrópodos, impidiendo la muda necesaria ara el crecimiento y produciendo la muerte.

Para que este método sea eficaz debe ser aplicado por técnicos especialistas conocedores de la biología y comportamiento de las termitas así como del manejo de este tipo de cebos y mantenerlo durante cierto tiempo por si se produjesen rebrotes por células aisladas.

Concluyendo, ante los dos métodos curativos actualmente en el mercado el más extendido es el de barrera química, pero se desconoce su efectividad en casos como el de Rute, donde las características de las viviendas son de diversa índole, desde casas de construcción antigua de una planta con patio o jardín de tierra a bloques de pisos de nueva construcción.

Tratar el municipio conlleva la inyección en el subsuelo, y elementos de madera miles de litros de insecticida, mientras con el método de cebos la cantidad de materia activa utilizada es mucho menor, del orden de gramos. Por esta causa la utilización del método de cebos es más coherente.

El sistema de tratamiento con cebos tóxicos requiere un tiempo de actuación, y una vez eliminada la colonia no forma una barrera repelente contra termitas, por lo que consideramos que si se eliminan todas las colonias del casco urbano no reaparecerán a menos que sean introducidas de manera accidental al transportar leña infectada.

Tratamientos preventivos

Además de los tratamientos curativos, es conveniente que los vecinos sigan una serie de recomendaciones que evitará la extensión de la plaga, o su reintroducción como son:

- Evitar acumular cartones u otro material con celulosa en el suelo, y hacerlo sobre bancales de material de obra o metal de manera que exista una circulación de aire por debajo. Los restos donde hayamos detectado actividad de termitas es mejor destruirlos quemándolos.

- Las humedades provenientes de las roturas de tuberías o escapes en desagües ayudan a la proliferación de hongos que degradan la madera, esto atrae a las termitas, por lo que es muy conveniente arreglar estos desperfectos.

- Cuando se reemplacen elementos de madera que han sido afectados por termitas, es conveniente que previa a su instalación sean tratados con productos antixilófagos para evitar un nuevo ataque de termitas en estos elementos.

- Informar a los responsables municipales de la aparición de nuevos focos, para que puedan ser controlados y no se extiendan por el resto del municipio.

- Durante la construcción de un edificio también se pueden tomar medidas, sobre todo si se tiene noticias de la presencia de colonias de termitas en las proximidades. Existen en el mercado unas sábanas de plástico de gran resistencia que contienen un insecticida que se colocan en la cimentación y que aíslan la vivienda de la estrada de termitas por el subsuelo.