Información sobre las termitas

D

termitas y su complicada biología, y considerando que para este caso concreto no es necesario detalle, sólo vamos a describir aquí aquellas particularidades que pueden ayudar a su identificación y facilitar el control y lucha contra ellas.

Las termitas son insectos que viven agrupados en comunidad y que tienen su residencia matriz en lo que se llama “nido” o “termitero”, del cual arrancan una serie de galerías que conducen a los lugares donde pueden encontrar madera que es la base de su alimentación.

El termitero suele encontrarse bajo la tierra y en lugar húmedo, a veces muy alejado del edificio atacado pero con frecuencia en tocones de árboles viejos o maderas enterradas y en descomposición. Los caminos que las conducen hasta la madera, son siempre cubiertos, generalmente bajo tierra y atraviesan los muros por los requicios que pudieran haberse dejado en su construcción. Cuando para llegar a la madera no encuentran estas grietas y tienen que caminar por el exterior, fabrican unos caminos cubiertos con una bóveda hecha de tierra y serrín.

Tiene dos características importantes que condicionan su desarrollo y que han de tenerse en cuenta en la lucha contra ellas. En primer lugar, necesitan una humedad relativamente alta que han de mantener en las galerías, ya que en el “termitero” y dada su especial estructura y situación casi siempre la tienen asegurada.

Para el mantenimiento de esta humedad en las galerías y en la madera, se procuran constantemente tierra húmeda que van pegando a las paredes de las mismas lo que junto con sus excrementos mantienen las condiciones requeridas. Para salir fuera del nido necesitan que el aire esté saturado de humedad (100%), pudiendo en estas condiciones vivir sin alimentarse hasta un més. Sin embargo con una humedad relativa del 50%, solo viven dos días.

La otra característica es su aversión a la luz, lo que hace que siempre la eviten y vivan en completa oscuridad (salvo cuando salen en ejambre los insectos alados una vez al año) eligiendo para la construcción de sus galerías exteriores los lugares más oscuros del edificio, circunstacia muy a tener en cuenta en el control permanente de la plaga.

Individuos de una colonia de termitas

No todos los individuos de una colonia de termitas son iguales, existiendo las siguientes variaciones que se dan de una forma muy esquemática: “Ninfas” que a su vez las hay de cabeza pequeña que darán lugar a los alados y de cabeza grande que producirán insectos sexuados, obreros y soldados. “Alados macrópteros” que tienen como misión fundamental la formación de nuevas colonias. “Sexuados neotécnicos”, son ninfas jóvenes que han paralizado su desarrollo pero que han madurado sexualmente y están dispuestas a sustituir a la reina en el momento que ésta desaparezca, pudiendo constituir colonias secundarias en el caso de que el termitero principal esté muy alejado. “Obreros”, son siempre ciegos y sin alas formando la casta más numerosa. Realizan todos los trabajos de la comunidad y han de aliemntar a los demás individuos de la colonia. “Soldados”, que son también ciegos y sin alas teniendo como única misión la defensa de la colonia de  termitas.

A pesar de la contaminación de un edificio por Termitas se realiza normalmente por galerías subterráneas, indicaremos que a finales de abril o primero de mayo, suelen salir de los termiteros, lo enjambres de insectos alados que tratarán de formar nuevas colonias. Las horas preferidas son entre las nueve de la mañana y el medio día, haciendo notar este extremo para que en el caso de que fuesen observados en alguna ocasión se tomen rápidamente las medidas para su destrucción. Es importante en estos casos determinar los lugares por donde salen al exterior, pués ayudaría a determinar el “nido” y su posible destrucción. Para distinguir las termes en este momento de otras hormigas aladas, téngase en cuenta las fechas y horas indicadas.

En cuanto a los daños causados por las termitas, consisten fundamentalmente en la destrucción de la madera por la perforación de las galerías en sentido longitudinal. Esta destrucción se realiza de tal forma que siempre respetan una fina capa exterior, no advirtiéndose su presencia hasta que se produce la rotura de la pieza atacada.

Las termitas no solamente atacan a la madera, sino también a todas aquellas materias que contienen celulosa (papel, tableros, tejidos, etc….).

Referencias: Expertos en termitas Portal de información sobre las termitas, su origen, y su control mediante la técnica o tratamiento de cebos.